domingo, 13 de abril de 2008

Por fin el Museo Ghibli!!! :)

Extraños compañeros de viaje jejeje.

Parece que mi lista de deseos se está quedando precisamente sin eso, deseos que cumplir jajaja. Desde que llegue aquí cumplo, casi a diario, algún tipo de sueño (al menos los concernientes a Japón), algunos, pequeñas ilusiones del día a día y otras, objetivos más difíciles y complejos como este :)

Como decía, el día diez de Abril, como regalo por nuestro undécimo aniversario, Makie y yo, por fin, fuimos a visitar el Museo Ghibli... otro sueño hecho realidad jejeje.

Recuerdo que el primer trabajo que vi del del estudio Ghibli y Hayao Miyazaki (cofundador del estudio junto a Isao Takahata), fue Mi vecino Totoro, y tengo que admitir que desde ese momento me enamoré (de aquellas no conocía a Makie jejeje). Supongo que el primer tarabajo que vi, como todo el mundo, sería Heidi o Marco, pero estas no cuentan, ya que cuando ví estos dibujos tendría cinco o seis años y no estaba como para quedarme con quienes eran los creadores de los dibujos jejeje. Así que desde que supe de la existencia de este museo, fundado en el 2001, quise ir. Me acuerdo que en el primer viaje que vine no había podido ir al ser imposible conseguir unas entradas, ya que dentro del museo no se pueden comprar y sólo se venden con antelación, y había una lista de espera de dos meses, así que me había quedado de aquella vez esa espinita clavada.

Exteriores del Museo Ghibli.

Pero al final, hace cosa de tres semanas, compramos las entradas para el museo, con ayuda de nuestro ex-compañero de piso Julien, digo lo de ex- porque regresó hace poco a Francia después de un año trabajando aquí, por cierto, un fortísimo abrazo y muchas gracias por todo y en especial por las entradas. Como dije antes, las entradas se tienen que comprar por anticipado, en unas máquinas especiales de venta de tickets instaladas en los combini Lawson (la entrada por adulto cuesta 1000¥). La razón es, que solo tienen cuatro sesiones de visitas al día, a las 10:00-12:00-14:00-16:00, con un máximo de 300 visitantes por sesión. Nosotros escogimos la sesión de las dos porque conociendo nuestros hábitos de sueño... jejeje.

Pasadas las tres semanas al fin era el día de la visita y por supuesto nuestro aniversario :) Felicidades!!! Nos levantamos por la mañana a las once y cojimos la linea Yamanote hasta la estación de Shinjuku, y de allí, la linea Chuo hasta Mitaka, unos veinte minutos más o menos. Una vez en la estación de Mitaka nos dirigimos hacia la salida sur (tengo entendido que en dirección norte está el estudio de Gainax aunque en esta ocasión no lo visitamos, pero está dentro de nuestros futuros objetivos jejeje). Desde la salida sur existen dos opciones: o bien coger el "gato-bus" que te lleva hasta el museo (200¥) o ir dando un paseo, unos 15 minutos por la senda del río. Nosotros, aunque llovía un poquito, preferimos ir dando un paseo, disfrutando de la zona y las señales que indicaban lo que faltaba para llegar al Museo con motivos de Totoro.

Las señales de Totoro que indicaban la distancia hasta el museo y la entrada del mismo.

Aunque no sé muy bien porqué, supongo que por el tono bucólico y naturalista de sus películas, el museo me lo imaginaba localizado en medio de un bosque y alejado del centro de la ciudad, sin embargo no es así, aunque no por eso pierde encanto, ya que la zona de Mitaka es preciosa y muy tranquila, además de estar rodeada de árboles y naturaleza por todas partes a pesar de estar dentro de una zona urbana.

Llegamos al museo a la una, más o menos, y antes de entrar compramos algo de comer en un Lawson que estaba enfrente, donde, como estarás pensando, se pueden comprar las entradas, aunque nadie te asegura que haya para ese mismo día, así que no te lo recomiendo. Si quieres ir, cómpralas como mínimo una semana antes para asegurarte la fecha.

A eso de las dos menos veinte entramos, nos sellaron el ticket y nos dieron una entrada extra (tres fotogramas de una película de Ghibli) para ver un cortometraje que sólo puede verse allí y un folleto con la información del museo en inglés, francés, español, japonés y coreano. Lo primero que lees al ver el folleto es: ¡Piérdase con nosotros!, al parecer, el lema del museo, y significa que no existe una ruta pre-diseñada para visitar el museo, sino que debes recorrer el museo como quieras y al ritmo que quieras, siempre y cuando respetes las normas, como por ejemplo: no sacar fotografías en el interior del museo. Por cierto, es admirable la atención y el respeto del museo (y en general todo Japón) con los minusválidos y discapacitados, ya que todo el museo menos la terraza (por lo que se disculpan fervientemente) tiene accesos habilitados para ellos con ascensor, sillas especiales, guías adaptadas, etc.

Este es el mapa del Museo, un boceto realizado por el propio Hayao Miyazaki.

La primera sala que vimos fue la Movement Room, un lugar donde la magia recorre todos lo rincones a través de destellos estroboscópicos y puro arte cinético. No sé si era por la ilusión de estar allí o por la magia del ambiente, pero tengo que admitir que me fue dificil contener las lágrimas, cualquiera que ame el dibujo y la animación seguro que me podrá entender, ver como líneas, planos, manchas de color y figuras toman vida delante de ti es algo extraordinario. Creo que podría haberme quedado allí durante horas sin pestañear viendo esta sala, el zoetrope del Robot soldado de Laputa o el giganteso diorama de Totoro en constante movimiento entre otros.

Interior del Saturn Theater junto a la entrada para la proyección del cortometraje.

Después fuimos a ver el cortometraje en la sala de cine del museo. Existen tres cortometrajes: The Whale Hunt, Koro's Big Day Out y Mei and the Bay Cat Bus (nosotros vimos el segundo, la historia de un cachorro) y las proyecciones duran una media de quince minutos. Después de la sesión seguimos el consejo del museo y nos perdimos, premeditadamente, por el lugar, disfrutando de cada rincón del museo. La verdad es que el museo es más que las exposiciones y el material que se pueda exhibir allí, el edificio en sí es parte de la exposición, cada rincón tiene algun detalle que ofrecer, cada esquina un escondite mágico y en cada recodo un maravilloso secreto. Todo el museo es como una gran exposición didáctica sobre la animación, incluso más que sobre el propio estudio Ghibli. En él, se muestra todo un recorrido por las fases de construcción de una película animación, desde los bocetos iniciales, los story boards, el estudio de color, los cels, hasta los diálogos y el montaje final. De hecho, una de las zonas más impresionantes de la exposición es "Where a Film is Born", que se compone de cinco salas donde se reproducen los estudios destinados a cada una de las partes del proyecto, los bocetos, la creacion de paisajes y decorados, los textos, la animación y finalmente, donde se fotografían los cels definitivos.

La primera de las salas de Where a Film is Born dedicada a los primeros bocetos del proyecto.

Después de recorrer todas las exposiciones nos fuimos a visitar la tiendas del museo. Tienen dos tiendas, una se llama Tri Hawks o Reading Room donde se pueden ver y leer todos los libros de los que dispone la tienda, no sólo de Ghibli sino de todo tipo, pero sobretodo relacionado con el mundo de la animación y los cuentos tradicionales. La otra tienda es de merchandising y se llama Mamma Aiuto, en honor a la banda de piratas del aire de la película de Porco Rosso, en esta había una reproducción del avión de Porco Rosso que costaba casí un millón de yenes (6000€) . Evidentemente dimos buena cuenta de la tarjeta y nos compramos como regalos de aniversario media tienda jajaja: cinco story boards (Mi vecino Totoro, Porco Rosso, La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro, El castillo ambulante), el libro del museo, un cómic de Mis vecinos los Yamada, una camiseta y una lata de galletas jajaja.

Las dos tiendas de regalos del museo más el Straw Hat Cafe.

Después nos fuimos a la terraza a sacarnos unas fotos con el robot soldado de Laputa, y aunque en un principio la lluvia era bastante incómoda para sacar fotos, llevar las bolsas etc., mi alegría de estar allí me hacía ver la escena como un homenaje a la película de Totoro, con el paraguas de aquí para allá por eso este contratiempo no me importó en absoluto. Menos mal que no cerraron la terraza por la lluvia (el folleto decía que podrían cerrar los accesos a la teraza a causa de las inclemencias del tiempo) porque habría sido una decepción horrible. Después fuimos a tomar algo al café del museo para celebrar el aniversario, Makie tomó una tarta y yo un flan, aunque me quedé con las ganas de un batido que había que tenía una pinta buenísima :)

Terraza del Museo Ghibli con motivos de la película de Laputa, El Castillo en el Cielo.

Al final, cuando quedaba media hora para que cerraran el museo, agotados de tantas emociones, cogimos el gato-bus hasta la estación y volvimos para casa, donde ya por fin abrimos nuestros regalos de aniversario y disfrutamos de una deliciosa -preparada por mí- cena jejeje

Este es el supuesto Gato-bus del museo, decirme vosotros qué parecido tiene este autobús con el gato-bus de la película. La verdad es que podían haberse esmerado un poquito, verdad, que con los dibujos no llega jajaja.

Por cierto, me quedé con las ganas de algún story board más, quizás regresemos otro día y me los compre jejeje.

Los regalos de nuestra visita al Museo Ghibli y ,por supuesto, los de nuestro aniversario :)

7 comentarios:

enrique dijo...

Cabron!! para cuando sea madero, ahorraré e iré a verlo... snif snif...

Envidia sana q dais :p

Me alegro de q hayas cumplido ese sueño jeje la verdad es q tiene pinta de ser precioso, ya enseñaras las fotos q hayas podido hacer del museo.

Yamagata dijo...

Jejeje pues si, el museo es precioso. La verdad es que no tenemos muchas fotografías del lugar porque como dije en el comentario no se podían sacar fotos en el interior, así que sólo tenemos algunas del exterior. De hecho, las fotos que ves de las salas del museo están sacadas o bien de la página web oficial o del libro del museo que compré, así que... pero no te preocupes que las que tenemos ya las veras.

Por cierto, a ver cuando tenemos noticias de que estás ya instalado en Ávila eh, que esto de las pruebas y los exámenes es más largo que éxodo Hebreo jajaja 40 años por el desierto... para cuando señor!!! para cuando!!!

david dijo...

Hablando de lista de deseos...¿Sigue en pie tu proyecto de bañarte con los monos?

(Estas fotos no me las perdería por nada en el mundo)

enrique dijo...

dentro de mes y medio deberian poner las notas y decir quien entra y quien no... la verdad es q esto es muuuuuy largo.... y como no entre me da algo

Yamagata dijo...

David: Jajaja sabes que ese es el mayor de mis sueños, yo, las aguas termales y los macacos, en paz y armonía con la naturaleza jajaja. Pues la verdad es que estos días estamos buscando hoteles-Onsen (de aguas termales) para pasar unos días de super relax, y yo le estoy insistiendo a Makie para ir a uno con monos jejeje, lo malo es que esta fuera de Tokyo, en Nagano, y se nos va de nuestro presupuesto, pero bueno... no te preocupes, que si vamos te pasaré las fotos jejeje aunque me dijeron que no te puedes bañar con ellos que es muy peligroso, Abunaii!! :)

Enrique: No te preocupes que seguro que entras en el cuerpo de policía, pero no en el cuerpo de un policía en plan gay y esas cosas, sino en el cuerpo como conjunto de personas que desempeñan una misma profesión y eso ... jajaja momento Luisma , es que aun estando aquí no nos perdemos un capítulo de Aída, los vemos por el YouTube y claro eso se pega jajaja

Cleo dijo...

Me ha encantado el post!! Ha sido genial leer algo así de un sitio donde me encantaría ir, que emoción!!
He utilizado una de las fotos que hiciste para una entrada en mi blog, espero que no te importe, si es así, házmelo saber y la retirare humildemente.

Salu2

Madam Beus dijo...

Ay, qué de cosas y cuánta envidia, pero, Yamagata.. Es tan bonito el dibujo esperando en la parada del gatobús.. tan mono.. *_* En serio es adorable.