viernes, 19 de octubre de 2007

Mi primer SUPER PLAYER!!!

“Snif, Snif” Qué orgulloso estoy de mí mismo, por fin he conseguido hacer una hazaña digna de un auténtico Super Player, “Snif, Snif” estoy a punto de llorar :) jeje, es broma..

Llevaba tiempo queriendo alcanzar una meta imposible y digna de reconocimiento en algún videojuego, un auténtico “reto personal”, y por fin, el día 17 de Octubre del 2007, después de más de dos horas y media, y no sé cuantos niveles, alcancé la deseada meta. Atrás quedan ya las frustraciones pasadas, hoy por fin, me pueden llamar un SUPER PLAYER jejeje.

Sin embargo, no penséis que esto se consigue de la noche a la mañana, llevó mucho entrenamiento, sudor y lágrimas, y gracias a dios me tocó en la generación de las consolas, ya no hace falta dejarse las herencias en las recreativas jejeje.

Recuerdo mis primeras hazañas con el Metal Gear Solid 2, cuando reuní todas las chapas de identificación en todos los niveles o cuando conseguí, en el Final Fantasy X, poner a 255 las estadísticas de todos los personajes (la de esferas de suerte y fortuna que tuve que conseguir), pero todo esto ya quedó atrás.

El juego con el que alcancé este preciado galardón “jueguil” es el Lumines, un juego tipo Tetris, aunque para mí tiene más que ver con el Puzzle Fighter (con la variante de la línea del scanner). La verdad, es que es muy divertido y se lo recomiendo a cualquiera que quiera entretenerse.

Como seguro que necesitáis más pruebas a parte de la imagen de la puntuación de arriba, aquí os dejo el video con el que conseguí la hazaña. Son 2 minutos y es justo cuando alcancé los 999999 y se bloqueó el marcador. A disfrutarlo.


video

domingo, 14 de octubre de 2007

The Best, The Boss, The One... The Ichiban


Hace unos días regresó de Japón, y con esta ya son tres veces los viajes, por favor ¡¡¡deja algo para los demás!!!, mi colega Rocko. Aunque no puedo evitar la envidia cochina que me corroe todo el cuerpo, tengo que admitir que este viaje ha sido una auténtica obra de amor fraternal y una de las acciones más loables que he visto últimamente, chapó por ti amigo.

Por lo que sé, este viaje fue una promesa que le había hecho Rocko a su hermana pequeña Sara (un verdadero encanto de chica, un saludo para ella) como regalo de cumpleaños, y como Rocko es un hombre de palabra, no ha tardado en cumplir la promesa. (Si queréis ver las fotos, están en el link de ardillas felices en el lateral derecho, siempre y cuando el señor Rocko arregle el servidor, que espero que sea pronto).

Pues bien, como detalle del viaje, nos trajeron como souvenir unas bandanas 鉢巻 (Hachimaki), que al parecer, los japoneses las utilizan como símbolo de esfuerzo y constancia. Existen muchos modelos y en cada una aparece una frase distinta. La mía pone 一番 (Ichiban) algo así como el “Number one”, con Blackberry o sin él jajaja.

La verdad es que estoy contentísimo con el regalo, aunque no le perdonaré a Rocko que no me trajese el impresionante pack edición especial del Metal Gear como el que se trajo él, ésta te la guardo :)

jueves, 11 de octubre de 2007

Tiempo Libre + Libro + Té = Tarde Perfecta

Últimamente los días que paso son como los resultados exactos de una ecuación, sin decimales, como me gustaban de pequeño.

La verdad es que los decimales siempre estropean un resultado perfecto. Cuando hacías una división y daban decimales mmm... mal asunto. Lo primero que pensabas era en que algo tenía que estar mal, entonces, empezabas a preocuparte, revisabas la operación —me llevo una, menos tres, lo multiplico por…— y como no, empezaban las dudas, los nervios y la frustración.

Pues en la vida sucede algo parecido, cuando las circunstancias, esos malditos decimales, dominan el resultado de una simple operación como disfrutar de un día soleado o una comida entre amigos, significa que algo no va bien.

Por suerte, durante estas últimas semanas no he tenido “decimales” (de gran relevancia) en mi vida, que perturbaran mi placida y hogareña vida cotidiana. Mis operaciones durante este mes han sido sencillas, de pocos elementos constituyentes y con resultados exactos y por lo tanto, perfectos.

Como he ido comentando en las últimas entradas, después de terminar con los cursos de doctorado he tenido mucho tiempo libre para mí, y me dedico básicamente a recuperar los buenos hábitos de una autentica vida bohemia. Sé que esto no durará mucho tiempo, así que intento aprovecharlo lo máximo posible mientras continuo esperando que algunos de mis proyectos salgan adelante.

La verdad es que no tenía nada nuevo que contar, así que he aprovechado para mostrar, como había prometido en comentarios anteriores, uno de mis más preciados tesoros: mi humilde biblioteca. Su historia no es reciente, ya que desde que tenía 12 años he estado coleccionando cómics y libros, aprovechando hasta la última peseta (ahora euros) para poder reunirlos.

Recuerdo, que en mi antigua habitación, en casa de mis padres, tenía la estantería justo enfrente de mi cama y muchas veces la contemplaba hasta que me quedaba dormido. Sé que puede sonar un poco raro pero esa es la verdad.

En mi nueva casa hemos dedicado una habitación solo para ella, como una especie de sala de lectura, en la que con un buen libro, un te (tradición legada por mi madre) y tiempo libre puedes pasar auténticas tardes perfectas.