jueves, 11 de octubre de 2007

Tiempo Libre + Libro + Té = Tarde Perfecta

Últimamente los días que paso son como los resultados exactos de una ecuación, sin decimales, como me gustaban de pequeño.

La verdad es que los decimales siempre estropean un resultado perfecto. Cuando hacías una división y daban decimales mmm... mal asunto. Lo primero que pensabas era en que algo tenía que estar mal, entonces, empezabas a preocuparte, revisabas la operación —me llevo una, menos tres, lo multiplico por…— y como no, empezaban las dudas, los nervios y la frustración.

Pues en la vida sucede algo parecido, cuando las circunstancias, esos malditos decimales, dominan el resultado de una simple operación como disfrutar de un día soleado o una comida entre amigos, significa que algo no va bien.

Por suerte, durante estas últimas semanas no he tenido “decimales” (de gran relevancia) en mi vida, que perturbaran mi placida y hogareña vida cotidiana. Mis operaciones durante este mes han sido sencillas, de pocos elementos constituyentes y con resultados exactos y por lo tanto, perfectos.

Como he ido comentando en las últimas entradas, después de terminar con los cursos de doctorado he tenido mucho tiempo libre para mí, y me dedico básicamente a recuperar los buenos hábitos de una autentica vida bohemia. Sé que esto no durará mucho tiempo, así que intento aprovecharlo lo máximo posible mientras continuo esperando que algunos de mis proyectos salgan adelante.

La verdad es que no tenía nada nuevo que contar, así que he aprovechado para mostrar, como había prometido en comentarios anteriores, uno de mis más preciados tesoros: mi humilde biblioteca. Su historia no es reciente, ya que desde que tenía 12 años he estado coleccionando cómics y libros, aprovechando hasta la última peseta (ahora euros) para poder reunirlos.

Recuerdo, que en mi antigua habitación, en casa de mis padres, tenía la estantería justo enfrente de mi cama y muchas veces la contemplaba hasta que me quedaba dormido. Sé que puede sonar un poco raro pero esa es la verdad.

En mi nueva casa hemos dedicado una habitación solo para ella, como una especie de sala de lectura, en la que con un buen libro, un te (tradición legada por mi madre) y tiempo libre puedes pasar auténticas tardes perfectas.

5 comentarios:

enrique dijo...

Hola tio, ya veo q te has aficionado a la buena vida; yo tb hago algo parecido estos dias, me obligan a descansar :p

PD: nos veremos pronto, q ya empeze a darle a tus canciones un poquillo :)

Yamagata dijo...

Cuando quieras, ya lo sabes, mi bajo esta siempre preparado para una buena jam session.
Pues sí, mi vida es plácida y relajada, aunque tú debes estar muy nervioso por los exámenes ¿no?.

enrique dijo...

Nervioso no, algo si lo estare el dia de las pruebas, pero voy sobrado de puntos, asiq algo tiene q ocurrir para q no las pasase. Yo al menos estoy confiado en eso.

Poco a poco voy ampliando mi repertorio musical :p ayer una amiga me mostro una cancion algo sencilla de tocar, la de miserlou, de pulp fiction, es el tema principal, ya te lo enseñare, esta chula.

Makie dijo...

Relaja con sólo mirar la foto....ahahaaa...

ro dijo...

Al leer lo de los decimales he pensado al instante en usar fracciones para hacer mas fácil usar los resultados hahaha. Estudiar ingeniería deja consecuencias.

P.S. Me ha parecido muy interesante tu blog, llegue aquí buscando información del estudio ghibli :P, saludos desde México