sábado, 18 de agosto de 2007

Desde el Atlántico sin viñetas ...Arrrg!!



Ayer estuve en el salón del cómic de A Coruña, Viñetas desde o Atlántico (bueno, realmente llevo toda la semana en el salón, ya que estoy ayudando a un amigo en su tienda de comics http://www.elbauldlosrecuerdos.es/, pero esto lo contaré más adelante en otra entrada). Después de esperar todo un año por el gran acontecimiento, al final ha resultado ser un fraude, al menos para mis expectativas. Me explico, todos los años el salón invita a profesionales del cómic para que intervengan en las charlas, firmen ejemplares de sus obras y ,hasta ahora, nos obsequien con pequeños bocetos realizados in situ para los aficionados que se acercaban por las exposiciones. Sí, digo bien, hasta ahora, ya que gracias a la magnífica dirección de los organizadores del salón, ahora los autores sólo firman sus ejemplares y los catálogos oficiales del salón.

Pero, ¿en qué afecta esto a mis expectativas? Pues bien, desde hace dos años y coincidiendo con la visita del artista George Pratt, el cual me honrro con un boceto de Logan (Wolverine) extraodinario, colecciono originales de dibujantes. No soy ni mucho menos un coleccionista capitalista, mi colección se forma por dibujos realizados por autores invitados al salón y páginas editadas que puedo comprar por ebay y webs especializadas con, por supuesto, con el presupuesto de un estudiante, que no es mucho os lo aseguro (en otra entrada os mostraré mis pequeñas joyas).

Pues eso, yo estaba aguardando el día en que vinieran los autores a firmar para aumentar mi pequeña colección. Pero para sorpresa mía, cuando estaba el primero de la fila para la firma del autor Yoshihiro Tatsumi, escuché a un chico de la organización decirle a la traductora de Tatsumi que sólo firmara sus obras y el catálogo del salón, y que no se prodigara con dibujos innecesarios, es decir sin dibujos para dedicar. Al oir esto se destrozaron por completo mis esperanzas de conseguir nuevos ejemplares para mi colección, es como si un chaval esperase fuera del estadio de fútbol para pedir autógrafos a sus ídolos, pero que los jugadores, ordenados por los directivos, tuviesen órdenes de no firmar nada más que las camisetas oficiales del equipo. Ni libretas, ni folios, ni nada. ¿Qúe te parece?

La pregunta que hago es ¿Crees que esta decisión es acertada, o no? Lo único que yo puedo decir es que es comprensible, ya que los autores no están obligados a dibujarte y dedicarte algo como si fueran atracciones de feria, y menos si ni siquiera has comprado un ejemplar suyo, eso es comprensible. Sin embargo todos sabemos que estos actos no son más que meros acontecimientos promocionales, como método publicitario para darse a conocer y apoyar las ventas de sus obras.

Entonces, ¿qué le puede costar a un autor, estar una hora y media firmando y dibujando, si es parte de su promoción? Es decir, a lo mejor una persona no se compra el cómic sólo por el aliciente de que el autor esté en el salón, si anteriormente ni lo ha leido o ni si quiera lo conoce. Sin embargo, si esa persona entra en la exposición, el autor obsequia con pequeños bocetos, etc. esa persona puede decidir comprar su cómic porque le ha gustado su obra expuesta y además el autor fue muy cercano y agradable, (bueno, no sé si me explico). Pues a eso me refiero, quizás estoy equivocado y hablo a través de mi frustración, pero creo que la organización de viñetas se ha cargado parte del espíritu del salón, porque este tipo de cosas era lo que la diferenciaba de otros salones, como el de Barcelona o Madrid. Al menos, una gran parte de mi espíritu del salón sí se lo ha cargado.

Pero no son todo malas noticias, después de salir del Quiosco Alfonso (sede de la principal exposición del salón) me sucedió algo que me levantó el ánimo. Metido ya en la corriente consumista comprando algunos comics antiguos que me faltaban y eligiendo las nuevas obras que adquiriría. Al final compré unos comics que llevaba tiempo detras de ellos, de David Rubín. Un autor autóctono, que la verdad tiene un trazo y un estilo muy atractivo. Para sorpresa mía, David Rubín estaba en el stand y muy amablemente (realmente muy amable y simpático) no sólo me dedicó los dos comics que compré, con sus respectivos dibujos en el interior, sino que me dibujó en un folio aparte una pequeña ilustración dedicada. Con esto sólo quiero mostrar la diferencia que hay entre las eventos organizados, con la realidad de los artistas. El resto de las conclusiónes que las interprete cada uno como quiera. Yo sólo quiero agradecerle a David Rubín su deferencia conmigo y animarle con su trabajo que es realmente fantástico.

Aquí os dejo la ilustración que me dedicó. Si quereis información sobre David Rubín os linkeo su blog: http://detripas.blogspot.com/

2 comentarios:

Makie dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, y como ya dije ayer, dentro de poco nos pedirán también, junto al cómic del autor, el ticket de compra... ¬_¬U

Yamagata dijo...

... o al estilo japonés, dando papeletas numeradas para entrar(por su puesto, después de haber entregado el ticket de compra)!!...Pasen, pasen, pero no vean mucho y no toquen nada¡¡ Jeje ¿WHERE IS THE LOVE? POR DIOS!!